Hamacas especiales Colombia

Las hamacas 100 % artesanales se tejen en varias regiones de Colombia, las más famosas son las que se tejen en San Jacinto una población del departamento de Bolivar y las elaboradas por los indios Wayuu en La Guajira.

En el Auténtico mundo de hamacas os damos la oportunidad de probar varios modelos: las hamacas de San Jacinto y los chinchorros Wayuu ambas modalidades elaboradas en telar vertical con hilo de algodón e incluso tintes naturales.


Mucho antes de que llegaran los conquistadores y los cronistas, los indígenas de Colombia ya tenían bien establecida su propia imaginería sobre la hamaca.

Los Wayuu de La Guajira dicen que fue la araña de nombre Waleker la que les enseñó a tejer sus lechos aéreos. Consagrada artesana, tenía siempre listos sus tejidos al amanecer y fue además la que les mostró los diseños abstractos con que suelen adornarlos.

El pueblo Wayuu ha desarrollado durante siglos una rica cultura en la que los tejidos han adquirido una singular importancia y son sin lugar a dudas un elemento distintivo de ella. Para los Wayuu el saber tejer es símbolo de juicio, creatividad, inteligencia.


Por su parte, los Zenú de las sabanas de Cesar, y parte de Sucre y Bolívar, tenían por costumbre que el novio le enviara a la novia una hamaca de algodón como símbolo del casamiento. También usaban las hamacas en los ritos funerarios como el lugar de reposo de los muertos embalsamados antes del entierro, y como el depósito en el que ofrendaban el oro a sus dioses.

El Zenú fue un pueblo guerrero en el que las mujeres podían gobernar, ejercer la autoridad religiosa y hasta combatir al lado de los hombres. Fueron exterminados por su resistencia tenaz, pero fue esa misma tenacidad, sobre todo la de las mujeres, la que no dejó morir la tradición de la tejeduría.