Chinchorros Wayuu de Colombia

Los chinchorros hechos por los indígenas Wayuu que habitan la península de La Guajira colombiana y venezolana son nuestras joyas de la corona.

Son las hamacas colgantes más anchas, más largas y más elaboradas en todo el mercado, en definitiva las hamacas más exclusivas.

Tejer una hamaca colgante como esta supone de cuatro a seis meses de trabajo artesanal especializado. Cada una de estas piezas únicas cuenta con un sello de calidad que certifica que está tejida 100% a mano, una hamaca especial para sibaritas y entendidos. 

La etnia Wayuu en la península de La Guajira afirma que fue la araña de nombre Waleker la que les enseñó a tejer sus lechos aéreos. Consagrada artesana, tenía siempre listos sus tejidos al amanecer y fue además la que les mostró los diseños abstractos con que suelen adornarlos.

El pueblo Wayuu ha desarrollado durante siglos una rica cultura en la que los tejidos han adquirido una singular importancia y son sin lugar a dudas un elemento distintivo de ella.

Para los Wayuu el saber tejer es símbolo de juicio, creatividad, inteligencia. En definitiva, de sabiduría.